No se el por qué, ni el por cuánto. Bueno, en realidad sé el por qué. Resulta que estuve a un rm -rf theragingche.com de cargarme el blog y dejar de renovar el dominio. Llevaba roto varios meses o incluso años, producto de alguna de las muchas migraciones de servidor. Luego al pensármelo mejor me di cuenta de que aquí hay casi 10 años de entradas y que sería una pena perderlas. Y luego me lo pensé incluso más: “ya que tengo el blog funcionando otra vez, lo podría usar”.

Antes intentaba escribir una vez al mes. Lo intentaba; el último año que lo conseguí fue 2007. Tampoco escribo en mi tumblr, por pereza más que nada, ahora sólo es un fotolog con alguna cita de vez en cuando. Tampoco se quién sigue teniendo este blog en su lector de feeds. Según newsblur hay exactamente una otra persona aparte de mi. Ademas, tener dos blogs sin temática especifica es un coñazo, cómo justifico donde escribo una entrada? Así que no hago promesas, es perfectamente posible, y muy probable, que escriba cuatro entradas y lo vuelva a abandonar otros 3 años.

Habiendo puesto el listón de expectativas suficientemente bajo: llevo tiempo pensando que me gustaría escribir más. De vez en cuando me gusta meterme en los archivos e ir releyendo y recordando cosas que había olvidado. Como mi visita a Londres hace 8 años. Es curioso ver la ciudad en la que vivo ahora desde la perspectiva de un turista y estudiante. Muchas veces mientras espero que venga el tren recuerdo el debate que tuvimos sobre la causa del viento en los túneles (tanto el empuje como el vacío que deja detrás el tren) , pero no recordaba que se me había caído la cámara. Ni que me pareciese tan caro. Feliz inocencia, tan acostumbrado estoy a los precios que ya no me lo pienso dos veces al pagar £10 por una hamburguesa mediocre en un pub.

Lo dicho, anuncio la vuelta de este blog pero reservándome el derecho a arrepentirme y/o olvidarme. Que sea lo que sea y dure lo que dure.

 

 

Antes, cualquier ciudad o pueblo pues tenía un reflejo muy fuerte de lo que era su cultura local. Podría ser más rural o urbano pero tu sabías si estabas en un pueblo de Galicia, de la costa mediterranea, o en un pubelo castellano. Ahora, yo creo que una de las tragedias de la burbuja inmobiliaria es que todo parece lo mismo. Ya no sabes si estas en Seseña, en Marina d’or o en Ávila. Hace que perdamos el carácter de lo que cada pueblo o ciudad era.

Jesús Encinar explica la burbuja inmobiliaria española

 

Emilio Lledó, profesor de Historia de la Filosofía y académico, reivindica también las matemáticas como una luz para alumbrar un mundo de manipulación informativa. “Esta ciencia es una lucha constante con la verdad porque en ella, en su exactitud, no caben las ideas mentirosas”. Lledó recuerda su etimología: del griegomáthema, aprender. Y no solo aprender, sino experimentar. Y no solo experimentar, sino deducir. Y no solo deducir, sino demostrar. Y no solo demostrar, sino estar en contacto con lo verdadero. “Y todo esto”, lamenta, “no puede estar muy de moda en un universo que tiende a la falsedad”.

[...]

Quirós propone un ejemplo de cómo saber de números nos vuelve ciudadanos mejor informados: al presentar la decisión de reducir la velocidad en carretera a 110 kilómetros por hora, el Gobierno aseguró, en un primer momento, que se pretendía ahorrar “el 15% en la gasolina y el 11% en gasóleo”. Si no hacemos un mínimo esfuerzo intelectual asumiremos las cifras sin más. Una reflexión rápida demuestra que el dato no se sostiene: muchos vehículos no alcanzan los 120 km por hora. Y otros se mueven solo o preferentemente por ciudad. El resultado es que el ahorro real se acerca más al 3% del total de combustible.

[...]

¿Por qué se acepta con tanta indulgencia la frase “soy de letras” para excusar la falta de nociones muy básicas? “Nadie debería enorgullecerse”, opina el filósofo Fernando Savater [...].

El ‘anumerismo’ también es incultura

Genial artículo en El País sobre uno de mis libros favoritos: El hombre anúmerico. Es corto, se lee en una tarde, y se puede comprar por €16.

 

Como consumidores hemos llegado al absurdo de primar y fomentar a grandes superficies en las que hay miles y miles de metros cuadrados llenos de cosas inservibles, pero muy baratas. Un destornillador dura toda una vida (si no lo pierdes) pero vas a Leroy Merlin y te compras uno chino tan barato que al primer tornillo, se dobla el destornillador antes de lograr enroscar el tornillo: ¡pero era muy barato!. Luego nos quejamos de que se rompe una tostadora y no hay quien la arregle. De que se rompe un móvil y es más caro repararlo que comprar uno nuevo. Pero cuando vamos a comprarlo solo miramos que sea el más barato. La cultura del usar y tirar. El despilfarro de recursos como norma de vida.

Ryanair y la cultura de lo barato, ande o no ande

Lo que poca gente entiende es que el precio un producto depende de la suma de los factores que se ven envueltos en su fabricación. De una manera simplificada:

precio = materiales + mano de obra + gastos de infraestructura + margen de beneficio

Como el propósito de cualquier empresa es maximizar el margen de beneficio esta formula se podría reescribir tal que:

margen de beneficio = precio – materiales – mano de obra – gastos de infraestructura

La manera más simple de incrementar el margen de beneficio es subir el precio, pero entonces la compania deja de ser competitiva. Esto nos deja con que la otra manera de incrementar los beneficios es minimizar los gastos comprando materiales más baratos, contratando mano de obra que cobre menos y reduciendo los gastos de infraestructura. ¿Por qué comprar material de calidad si podemos usar otro material similar más barato pero que es menos resistente? (¡Doble bonus ya que conseguimos que los clientes compren más productos!) ¿Por qué contratar mano de obra local cuando podemos contrar a chinos / africanos / indios / sudamericanos que cobran una décima parte y trabajan más horas? (Para compensar lo poco que cobran, otro doble bonus!) ¿Por qué tener fábricas en la UE cuando podemos tenerlas en China, sin tener que pasar las revisiones de seguridad / sanidad y podemos tirar los desechos en el río en lugar de tener que pagar una pasta para deshacernos de ellas de una forma responsable?

Al final resulta que la razón por la que podemos conseguir comida, ropa, móviles y casi cualquier otra cosa a precios tan absurdamente baratos es porque otra persona nos está dando un subsidio involuntario, cobrando poco y dejando que le arruinemos el río de su pueblo.

 

Avispado lector, puede usted en menos de 5′ adivinar en que punto de esta gráfica se pasó de guardar las sesiones de PHP en disco a guardalas en memcache?

Resulta que por más disco SCSI 15k que tengas, cuando recibes 30+ peticiones/segundo, una lectura y una escritura a disco por cada petición se notan. Además hacer el cambio está chupado, siempre y cuando hayas instalado la extensión de memcache con soporte para sesiones basta con hacer

session.save_handler = memcache
session.save_path = tcp://127.0.0.1:11211
 

Como díria un amigo mío inglés “and this is news how?”. ¿A quién le importa si se ha creado un grupo de Facebook? La gente se apunta a todo tipo de grupos sin pensárselo dos veces. La relevancia de que un numero de personas (además bastante pequeño) se haya unido ni siquiera es meritorio de una linea al final de la noticia principal, y mucho menos de un artículo por cuenta propia. Supongo que me pasa por leer El Mundo.

 

Vale que a Renfe y Aena no le gusten los dominios de clase C, pero podrían meter un miserable redirect. Estoy seguro que no soy el único que ve estas siguientes pantallas cada vez que quieren entrar en una las páginas.

 

He creado una página de “palabra al día” llamada palabro.es, al mejor estilo anglosajón de dictionary.com o cualquiera de sus periódicos. El acerca de explica en gran detalle el origen y propósito. Si tenéis alguna sugerencia o comentario podéis dejarlo aquí.

 

Gente docta me dice: te equivocas. Esto es una tradición. Cierto. Pero gente docta me recuerda: teníamos la tradición de quemar vivos a los herejes en la plaza pública, la de ejecutar a garrote ante toda una ciudad, la de la esclavitud, la de la educación a palos. Todas esas tradiciones las hemos ido eliminando a base de leyes, cultura y valores humanos. ¿No habrá una ley para prohibir esa última tortura, por la cual además pagamos?

La memoria del llanto – Francisco González Ledesma

 
Set your Twitter account name in your settings to use the TwitterBar Section.